La grieta


Estaba en una habitación blanca, vacía, las paredes cada vez se iban cerrando, curvando, conocía la sensación de asfixia, sabía que el tiempo la retendría en ese receptáculo blanco, donde las ventanas se iban haciendo invisibles, tomando la textura opaca del yeso.  La poca luz que entraba, dejaba entrever entre sombras, remembranzas de destellos y momentos que tatuados en su memoria, parecían tener alguna validez. La piel acartonada se iba adhiriendo al yeso, dura, agrietada, adquirió la misma textura de la piedra, algunos días haciendo acopio de la coquetería no perdida, se untaba sus fluidos para brillar fuertemente, las piernas de ébano, el torso de mármol, los dedos de marfil…  Todo simulaba un nuevo orden dentro del ecosistema, sin movimiento, pero con un sentido.  La inmovilidad empezó a ser tan importante como antes era el movimiento, la escasez de oxígeno, creó una nebulosa sólida que le empañan algo más que el alma.  Entumecida, no llego a entender como una grieta primero pequeña, permitió la entrada de otros reflejos, la luz intensa de otras calideces, no le recordaba a ningún día que hubiera sido soleado, ni a los tonos de las imágenes en su memoria.  Pero se mantuvo intacta tres años, ni crecía, ni decrecía, las ventanas desaparecidas para entonces, ya no tenían ningún valor como referente. Sabía que la grieta estaba, la conocía perfectamente,  al igual que conocía los latidos pausados de su corazón ya solo funcional.  Les daba la misma importancia, era algo que había pasado, no tenía capacidad para modificarlo, ni cambiarlo. Una noche la grieta empezó a hacer sonidos, ruidos, una cadena de zigs zags se abrieron a varios lados, finalmente una parte de la pared se cayó, una claraboya le permitió ver el amplio firmamento. Oscuridad iluminada por puntos de luz, extrañada respiro, uno a uno de sus poros se fueron abriendo, dando espacio a una gran bocanada de aire húmedo, nocturno, primero un susurro, seguido de una exclamación y un grito, se expandieron en el aire cuando la habitación se torció dejándola caer en el vacío, aterrizó en el barro, nuevas texturas, hojas, ramas e insectos… miles de sonidos avivaron el letargo.  Todavía viendo malamente se adentro en las aguas oscuras, empezó a nadar hacia el vacío, no sabía lo que le esperaba más adelante, pero a lo que quedaba atrás no volvería jamás.


Cuando no te aguante más el corazón...
 
-----BEGIN GEEK CODE BLOCK----- Version: 3.1 #asor/GIT/B$/L/H dx s+:+ a+ c++ BSDP L+e+++ W+++ O+++ M++ PS++ PE- - Y+ R+ !TV B++ G E+ R- Z ------END GEEK CODE BLOCK------