Reflexiones de amigxs: El efecto Facebook por Nomar




Lo confieso, no tengo Facebook... ni red social que se le parezca. No demonizo su existencia, sí intento com-prender algunos de sus efectos que, inevitablemente como miembro de la sociedad todavía analógica a la que pertenezco, observo y padezco. Las nuevas tecnologías y junto a ellas sus aplicaciones sociales, han cambiado, no sólo la forma de relacionarnos, sino también nuestra manera de razonar. Atrás quedaron los razonamientos que la escritura imponían, aunque tan solo fuera por el orden de presentación de los razonamientos bien planteados. Premisas, deducciones y conclusión/es. Internet: pensamiento-s en red. Lo que a priori podría resultar una gran ventaja en el campo argumental, ya que nos procura el acceso inmediato a datos, citas, hemeroteca en general, que fortalece nuestro discurso en una confrontación cara a cara, queda cuestionado en muchos casos por la veracidad de la fuente (no hay mejor sitio que internet para obtener el apoyo requerido a cualquier opinión) o, en el peor de los casos, las búsquedas nos remiten a otros textos donde su relación lógica con el precedente es mas que dudosa. 


Fuera como fuere, la red ha traído consigo la democratización de la doxa, esto es, de la opinión. Veamos como la RAE lo define: “Juicio o valoración que se forma una persona respecto de algo o de alguien; Fama o concepto en que se tiene a alguien o algo.” Ni rastro de razón, argumento, teoría. En su lugar, juicio, valoración, fama, SENTIR.

Efectivamente, cuando apelamos a: "esa es tu opinión. Yo tengo la mía", el carácter de propiedad de la idea es muy legítimo, ya que como bien define la RAE es un sentimiento y para sentimientos, que mejor que el de cada uno. Sin embargo, esto que aparentemente inaugura el respeto al otro y una democracia saludable, dinamita las bases del verdadero respeto: la verdadera comunicación. Como se ve claro, en el plano de la opinión, del sentimiento, la comunicación es puramente verbal, porque el acuerdo está minado por principio y en principio. Es decir, que todos opinamos, porque toda idea es valorada bajo el mismo prisma de importancia y relevancia. Finalmente, da igual que ésta provenga de un experto que de Belén Esteban. Quizás hasta la opinión de ésta, por simpatías o antipatías, tenga más calado que la del experto por el espectáculo implícito que conlleva. Por ejemplo, hoy los programas de debate han sustituido al "aburrido e ilegible" experto por un coro de periodistas que parecen saber de todo.


En fin, volviendo a lo que nos ocupa. La democratización de la idea, convertida en opinión, pues no podría ser de otro modo para tal democratización (las verdaderas teorías y argumentos se juegan en otro escenario) esconde un perverso efecto. A saber, toda opinión por definición es respetable, aún rozando la estupidez más supina. Cuando dicha opinión no pone en juego el dolor del prójimo, bienvenida sea como acto de libertad de expresión. Ahora bien, las opiniones que en su limite anulan al vecino  deben de dejar de tener un rango de opinión y pasar al plano donde el debate es posible, donde se dan las condiciones de posibilidad de la verdadera comunicación. En definitiva, que sino una teoría verdadera por lo menos se ofrezca una verdadera teoría. A saber, que la propia estructura argumental ofrezca al otro la posibilidad real de desvelar las posibles falacias de su razonamiento. Efectivamente, la razón por definición solo puede ser común, la idea, como opinión, individual. Si uno viene a hablar de su libro, no hay diálogo, sino monologo. 


Últimamente en grupos de Whatsapp que se me incluye para defender x derechos, observo perplejo como sin pudor ninguno la gente expresa a bocajarro sus opiniones y comentarios denotando en su contenido una absoluta carencia de reflexión. Imagino que ya nadie rinde cuentas de su opinión y que todo se perdona, porque todo se olvida en el flujo inagotable de sucesivos comentarios. Yo provengo de una universidad donde uno callaba y escuchaba para aprender. Hoy todo el mundo habla. Demasiado ruido es hoy la forma de censura. Lo denomino el efecto Facebook. Todo el mundo opina, todo el mundo quiere su minuto de gloria. De ahí que haya gente que agreda para grabarlo y colgarlo en un alarde de exhibicionismo sin fin. La sociedad del espectáculo de Debord ha sido superada por un espectador que ya no es tal, ya que  que se incluye en el propio espectáculo. Hoy la categoría bajo la cual se explica tal comportamiento ya la ofreció el profesor de comunicación Jorge Lozano: "¿dónde está mi cámara?". Efectivamente exhibicionismo-voyeur, dos caras de la misma moneda. Hoy todo el mundo no sólo puede opinar, sino que debe opinar, sería el slogan. Lo confieso, no tengo Facebook... lo admito, menos Facebook y más face the book!


Escrito por Nomar




[2] Vecino en sentido amplio de cercanía. No nos vaya a pasar como en algunas interpretaciones del texto bíblico donde amar al prójimo era al próximo y no al lejano.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece una reflexión interesante, pero curiosamente estoy leyendo un ensayo de Tony Judt (mi historiador favorito) que habla de la incomunicación de principios de siglo, y no por falta de medios de comunicación, sino por la negativa a no querer ver determinados acontecimientos que estaban sucediendo, incluso desde dentro…. Con esto te quiero decir, no mates al mensajero… Que facebook es tal y cual, que antes era el cuarto poder la prensa, que antes de antes eran los libros (anoche por cierto echaron en la tele “El nombre de la Rosa”, un fantástico libro sobre el poder del conocimiento en manos de unos pocos…) en fin, es la eterna reflexión. Creo que el ser humano tiene una obligación implícita de crítica y reflexión que no debe recaer en los hombros de nadie: facebook no tiene culpa de que no tengas criterio, tampoco lo tenía la televisión ni el periódico. Debes tomar los hechos que te dan y reflexionar y luchar por la dialéctica (como decía uno: esa capacidad para saber caer siempre de pie)…

Judt es un pensador de izquierdas, profundamente comprometido con la justicia social y a la vez profundamente anticomunista (me identifico con él) que reflexiona en este libro como gente tremendamente documentada estaba ciega. El ser humano tiene esa extraordinaria capacidad de solo ver aquello que le interesa y justificar lo injustificable aunque estés presenciando un crimen con tus propios ojos.
Una escritora rusa judía que fue torturada en la URSS escribía parafraseando a Miguel Ángel:

“Dulce es dormir, más dulce ser una piedra.
En esta terrible edad de terror y vergüenza,
Es tres veces más bendito el que ni ve ni siente.
Déjame pues, aquí, y no turbes mi descanso”
Evgenia Ginzburg.

Es de verdad el mensajero a quien tenemos que ponerle el foco?

E.

José Antonio dijo...

Interesante. Desde mi punto de vista, lejos de intentar demonizar al mensajero, como por cierto ya se dice en la primera frase, Nomar procura entender de acuerdo con la tesis de McLuhan, que a todo desarrollo tecnológico le acompaña un nuevo régimen de racionalidad.

Parece evidente que igual que la imprenta con Gutemberg trajo consigo cambios en los procesos comunicativos; el mundo audiovisual trajo los suyos; y así mismo a las redes sociales les acompañan unos efectos colaterales que transgreden el propio marco para las que fueron creadas.

Creo que Nomar no pone en duda lo bueno que aportan las redes. De hecho eso está muy probado. Sin embargo si hace hincapié en lo que restan. Como es obvio, el uso es lo que determina la utilidad de un nuevo sistema. Sin embargo igual que la lectura profunda y sosegada está siendo desplazada por el poder de la imagen y de la información efímera, hay que ser conscientes de los cambios estructurales propios de los nuevos sistemas de comunicación.

El texto no duda de la virtudes que ha traído internet en general y Facebook en particular en pos de la comunicación, por ejemplo la polífonía de voces no oficiales que enriquecen el análisis de casos de realidad. A lo que el texto apunta es que aun en internet hay que recuperar la episteme frente a la doxa.

 
-----BEGIN GEEK CODE BLOCK----- Version: 3.1 #asor/GIT/B$/L/H dx s+:+ a+ c++ BSDP L+e+++ W+++ O+++ M++ PS++ PE- - Y+ R+ !TV B++ G E+ R- Z ------END GEEK CODE BLOCK------