“León come gamba”


Esta semana en alguno de los vídeos que vi de Eduardo Galeano, afirmaba que la televisión sirve como agente normalizador de la crueldad y una cultura de no-valores.  En mi opinión no es el único medio. Hace unos días las redes empezaron a echar humo sobre el incidente en un programa presumidamente “inocuo” porque va de cocinerxs, me contaron lo sucedido: "Un concursante había presentado un plato que era una verguenza para cualquier profesional de la cocina. Y lo peor de todo, lo había hecho en serio, no era una broma".  La opinión generalizada era “censurar” esa acción.  ¿Como alguien se atrevía en un programa serio a hacer una cosa así? En resumen la mayoría parafrasea lo que el juez de turno del programa le había dicho al concursante.  Esa es la verdad. Así es como yo la he entendido y de esta forma la cago*. (proceso)

Lo primero que me molesto fue el "tono" general. Si bien entendí que a Alberto lo habían humillado de forma pública, lo segundo que entendí  fue que esa “legitimación” de la humillación se extendía a que cualquiera que tuviera un “meme-creator” se diera a la tarea de alargar el brazo de su sabiduria* (se entiende como popularidad en las redes sociales). 

En distintos círculos comente que no me parecía correcto que a una persona se la tratará en esos términos, si bien su propuesta no se acotaba a lo que pretendían en ese programa, con descalificar su “trabajo” que no “su persona” hubiera sido suficiente. 

A lo que alguien me respondió: “Es que tú no lo has visto”. 
Y me enseñaron la foto: “ Pues a mi me gusta” añadí.

Y es cierto, me gusta. Me gusta porque es inocente, porque no he visto el programa, pero puedo entender que se le pasa a alguien por la cabeza cuando hace algo como “León come gamba”. Lo que entiendo es que vive en su propio mundo. Cosa que no me es ajena. Y aparte, como no crearte un mundo aparte, cuando en este hay poca tolerancia para la autonomía real de pensamiento o la independencia.  Y no va por clases sociales, estructuras o barrios… la necesidad de control y uniformidad se extiende hasta en los sectores más  “radicales”.  Hay mucho credo suelto bajo la boina de contaminación de Madrid, que es la ciudad que habito, pero no descarto que posiblemente sea una característica propia de los grupos sociales.

¿Porque “venden” los culebrones, los reality, los best seller… ? ¿Porque vivimos adictos a algo? Son preguntas que cada cierto tiempo me hago a mi misma y me las respondo desde mi limitado conocimiento- comprensión, o desde mis propias auto ficciones. Y desde ahí, sin la menor autoridad o legitimación, las expreso. 

Para empezar pienso que necesitamos construir “adrenalina” y “deseo” artificial, porque no los tenemos en un cotidiano que te agota en la cadena de producción - súper vivencia.  Lo virtual no empezó con internet, lo virtual que consiste en sublimar y sentir en la piel de otrxs, es la misma necesidad humana que ha sido transmitida desde que el mundo es mundo, esa que se inscribe en nuestra necesidad de mitos. Nuestra necesidad de ser, más allá de nuestra piel, nuestra necesidad de comunión, la que se entiende por pertenecer a una comunidad.   Ese “deseo” artificial se alimenta de las emociones universales inherentes a todxs, amar, temer, desear, anhelar, existir, añorar, crecer, envejecer, perecer.  
El segundo alimento de las “emociones enlatadas” es calmar nuestra “angustia vital”, esa que nos palpita en la boca y se convierte en estres.  Cuando aparcamos nuestra vida, para vivir la vida de nuestro “alter ego” en una serie, estamos tomando nuestra ración de “SOMA”*, aparcando nuestra angustia vital, nuestra incertidumbre, por la del protagonista. Inconscientemente pensaremos: "Todo saldrá bien, porque es solo una película. O todo saldrá mal, sufriré, pero metafóricamente, porque es solo una película" 

Y por ultimo nuestra necesidad de “control” sobre la realidad.  Sobre lo cotidiano no tenemos ningún control, quizás podríamos afirmar que vivimos “controladxs”.  La ficción o ficciones que elegimos vivir en segunda persona, nos permiten adecuar ese “control”, podemos pasar las paginas, avanzar, cerrar. Hay una estructura, se establece un parámetro de como esta construido o debería estarlo y eso nos complace. Nos hace imaginar que el mundo real guarda una lógica. Esa seria la otra ficción, desde mi punto de vista, la lógica es improbable en el mundo real. El mundo real tiene millones de variable y variantes mas complejas que las ficciones recreadas que son limitadas y controladas, por  un espacio tiempo finito. 

Volviendo al programa, pienso que cínicamente eligieron a Alberto, para poderse burlar de él, para que les diera “juego” como lo llaman. Hacen espectaculo de la violencia y el maltrato. Parodia al diferente, dejando claro las estructuras, el camino, la ideologia... todo es verbo y palabras y discurso, no nos engañemos. Por un lado están los normales que respetan las normas. Por algo normas y normales, tienen la misma raiz. Por el otro estamos lxs desviadxs, locxs, poetxs, cocinerxs artistas como Alberto que ven leones en patatas y hacen metáforas infantiles.

La televisión enseña/ensaña crueldad y esta educando en estructuras fascistas, castiga el que no respete jerarquias & normas. Machaca al débil y se regodea en la fuerza, que en su argot se llama “exito”.


Muy insulsa es la vida, de quien disfruta de como humillan a otro ser humano, de ahí a seguir pidiendo mas circo, que los reality sigan subiendo por la empinada escalera de los mas original, los mas novedoso, lo que de miedo, riesgo… no me extrañaría que en un tiempo recrearan un “guantanamo”. 

Para aquellas personas que no tengan el privilegio de un entorno que les enseñe a cuestionar, a ser críticos con la realidad, que les enseñe como hacer uso del conocimiento o de una biblioteca publica, para lxs que eduquen en la empatía o solidaridad, para los que se rodeen de plástico y mueran ahogados en accesorios de ultima moda. Para aquellxs, para lxs que no hay deseo posible porque no conocen las palabras, o para lxs que las conocen todas.  Lxs que serán dificil conmover. Esos estarán sentados en su palco de honor, en sus sofas, computadoras, televisiones, enarbolando el pulgar, pidiendo que por favor, por lo menos ese día: “No haya clemencia”.


*SOMA: droga fantástica consumida por los personajes de la novela Un mundo feliz, de Aldous Huxley. (http://es.wikipedia.org/wiki/Soma )




 
-----BEGIN GEEK CODE BLOCK----- Version: 3.1 #asor/GIT/B$/L/H dx s+:+ a+ c++ BSDP L+e+++ W+++ O+++ M++ PS++ PE- - Y+ R+ !TV B++ G E+ R- Z ------END GEEK CODE BLOCK------