Del acoso escolar a las dinámicas tóxicas de pandillas.


Del acoso escolar a las dinámicas tóxicas de pandillas.


Dicen que algunas personas acumularon tanto rencor durante su vida, que al llegar a un momento en la edad adulta en la que se sienten medianamente fuertes, destilan esta violencia contra otrxs. Sin embargo lxs hay que siempre han sabido mantenerse en la manada con los privilegios que otorga “sentirse” más fuerte, que no es lo mismo que “ser” fuerte.


Nos llenamos la boca luchando contra el patriarcado en MAYUSCULAS, contra el machismo, contra los prejuicios… pero gestionar las relaciones mas cercanas con respeto sigue siendo una asignatura pendiente para muchxs.

No puedo dejar ser un animal social que fluye entre manadas, que observa y a veces toma distancia para salvaguardar algún recoveco donde analizar todo aquello que no entiende o decide no entender.


Me pregunto que hace que personas llegando a la cuarentena se comporten peor que una pandilla de acosadores escolares, donde las prácticas como la difamación, la mentira, la burla, la invasión de espacios, el abuso de poder, el abuso de fuerza… se utilicen como moneda de cambio. Y la delicada línea del respeto, se pierda completamente.   La inconsciencia no tiene ningún tipo de disculpa, no sirven aquellas de la borrachera, ni de las drogas…

Nos pasamos la vida queriendo desterrar la violencia, de nuestro entorno cotidiano y en los espacios mas cercanos esta misma te explota en la cara. Y es un hecho no tolerable.

Aparte de los casos concretos, de las circunstancias de alteración química de la consciencia, pienso que hay más allá de ese momento de sentirte por un momento “fuerte” en un grupo de “fuertes”, ese momento en el que ejercer “la burla” contra otrx,  te produce un “placer” y al ejercérselo solo “te creces”.  La única respuesta que encuentro es por una parte la ignorancia de “no conocerse” y por otro las heridas, que te obligan a ese “sentirte fuerte” pisando a otrxs, sobre “otrxs”.

Pero la fuerza, no es estar dentro de un grupo, ni tener carta blanca para el abuso, para la degradación, para la burla de otrxs. Para ejercer en una palabra la violencia.  Hacer el vacio, a una persona, dejarla de lado. Aislarla. Son muchas de las prácticas que he visto en mi mas inmediato cotidiano en el último año.  Por esas mismas prácticas me aleje de mucha gente, me encerré en espacios de seguridad. 

Amistad es compromiso, es lealtad con la integridad del otrx en cuerpo y alma, es querer el bien de la persona que quieres y tienes cerca. Es darle certezas, no pegarle una patada y tirarlo por la puerta. Es respeto y es cuidado.  Es estar pendiente y al mismo tiempo contar con la otra persona.  Todo lo que no entre en estos mínimos, son otro tipo de relaciones.

Triste que la edad, las militancias y los años, en vez de hacernos mas fuertes para aprender a gestionar las relaciones, nos convierta en analfabetos emocionales y energúmenos violentxs sin argumentos.

Vivir pensando en el que dirán, entrar en las comidillas, generar bolas de información contra personas concretas, sentirse fuertes desde ahí… lo único que indica es una falta de valores y madurez. Un agujero emocional grande. No se es fuerte desde el maltrato, no es licito invadir la intimidad, el espacio de lxs demás.

Las personas que con casi cuarenta años siguen en estas dinamicas tóxicas, deberán plantearse hacer un retroceso a su primer momento de rechazo y realizar, cuanto odio tienen acumulado y si ese es el plato que quieren servir hacia el mundo lo que les queda de vida. O prefieren evolucionar, limpiar los agujeros y aprender a respetar en los demás, lo que esperan que respeten de ellxs mismos.


Asor Rosa

1 comentario:

Lubna Horizontal dijo...

Creo que no es una cuestión de edad sino de cansancio. Personas que llevan mucho tiempo militando o que lo hacen de forma muy intensa tienen momentos de debilidad. Es triste eso sí que esa debilidad tenga como posibilidad curativa joder a lxs demás en lugar de asumir que a veces necesitamos descansar.

Muy bueno el texto. Estaría bien, creo, hablar de casos concretos como el que sufre mi compa Carol Betemps y que me dejó flipada con unas cuantas a las que tenía alto aprecio.Demonizar personas sin conocerlas es siempre un error, sobre todo si son personas que tienen el feminismo como honesta bandera.

Un abrazote
Diana

 
-----BEGIN GEEK CODE BLOCK----- Version: 3.1 #asor/GIT/B$/L/H dx s+:+ a+ c++ BSDP L+e+++ W+++ O+++ M++ PS++ PE- - Y+ R+ !TV B++ G E+ R- Z ------END GEEK CODE BLOCK------