Secuelas


Secuelas




De repente un dia te das cuenta, esta ahí, estas en crisis con una cosa concreta, tangible, apresable, compleja y sencilla. Un dia te sientas y te atreves a nombrar, eso que se enquisto en el fondo de tu cuerpo, de tu boca, de tus labios, eso que no te has atrevido a nombrar en miles de meses y esta ahi palpitando en la boca como una lagartija que se resiste a morir. Eso, tangible, es como un veneno que se ha extendido por todo tu cuerpo, bloquendote para actuar, hablar. No para todos los espacios, ni en todos los sentidos, pero si en un sentido único real en los afectos. Un dia te miras en el espejo la espalda con un espejo pequeño que te ayuda a verte y ves esa herida, no profunda, pero de las que arden subiendo desde la cintura al omoplato en diagonal. Reconoces en ese momento:“Entonces lo que me pasaba era esto”, sientes un alivio profundo, las lagrimas fluyen a borbotones y te relajas.

El primer paso, es nombrarlo, ponerlo ahí solo con tus amigas mas amigas, con las que no tienes que mantener la compostura, porque no huyen ante lo real, compañeras de vida, guerreras de muchas batallas, las que estan aunque huelas mal, aunque estes de mal humor, aunque seas vieja o joven, aunque a veces no te entiendas, aunque a veces no te entiendan. A las que puedes contarles completamente todo sin miedo, sin tabus, sin tapujos. Son muchos años, te ven como un todo, la parte oscura y la no oscura. Por fin, consigues nombrarlo, vomitarlo, aunque se atraganta en la garganta, esta quemando por salir, te esta liberando nombrarlo, el dolor presente en todos estos meses brota... las raices se extienden y ves los frutos, ves las consecuencias de ese veneno.

Y la historia es simple, hace un tiempo me envenenaron, me comi una manzana podrida, yo tan orgullosa y fuerte que me creo, no le di importancia vomite dos meses, me enferme y pense que habia sanado. Pero no era cierto, esa manzana habia dejado semillas y estas extendiendose en el lateral de mi espalda, aquel que nunca me paro a mirar, porque a duras penas me miro al espejo solo para peinarme. No fui consciente de que las raices, los tallos habian desgarrado tenuemente la carne, era un dolor suave, constante de espalda, enquistado, sin embargo no me podia dar cuenta de cuanto me dolia, de cuanto habia de daño. Y es que esa manzana podrida que me comi e intente vomitar, dejo sus semillas, ese veneno habita todavia en mi y tengo que ser capaz de extirparlo.

Los efectos secundarios del veneno, como todas las drogas, altera tu consciencia y percepcion del mundo, este desde que contamino mi sangre, me ha echo dudar de mi percepcion de las emociones, por un lado me ha creado una incredulidad, por otro una barrera, finalmente estoy sedada ante lo que me sucede y entonces, justo por eso “no lo quiero nombrar” . Dudo de lo habita en mi, de lo que pienso, dudo de todo.

Pero como dudo, solo me queda un camino, preguntar, aclarar, limpiar, hasta que la herida vaya sanando y pueda volver a confiar en mi intuicion, en las señales, en la quimica.


Inner cracks
Asor Rosa
 
-----BEGIN GEEK CODE BLOCK----- Version: 3.1 #asor/GIT/B$/L/H dx s+:+ a+ c++ BSDP L+e+++ W+++ O+++ M++ PS++ PE- - Y+ R+ !TV B++ G E+ R- Z ------END GEEK CODE BLOCK------