domingo, 23 de noviembre de 2014

Mi ciudad inundada



El invierno no aterriza 
bajo encajes negros
una pareja mira el móvil 
alabando el peso.

Un grupo de gitanas canta
una niña pequeña aporrea una guitarra.

La nueva panadería de la esquina 
panes en algún estante al fondo
la gente bajo la luz cegadora
en el escaparate se muestra

En la maquina tragaperras
han puesto una granja
una vaca dibujada 
cambia de color 
mientras en la cinta transportadora
brillan: euros, euros

Las baldosas blancas
las letras rojas
la ausencia de imágenes leíbles 
hacen llevadera la espera
han pasado tres coches con luces
pocos para un sábado


Hay una caja despedazada 
flotando el agua turbia
la deslumbrante luz 
de la naturaleza muerta
del sentido perdido
de lo que tuvo un uso 
que voló.

Bajo la luz de lampara de un balcon
un abuelo disecciona su corazón
separando una a una todas las venas
contando las cavidades
cosiendo placas de estaño
con orgullo y dientes apretados.

Detrás de un coche blanco
una embarazada rompe aguas
de su cuerpo emergen 
torrentes de líquidos 
sostenidos durante siglos
por todas las ellas.

La ciudad esta inundada
Mi ciudad esta inundada
cuatro meses de agua de mar
no hay tiempo para remar.

En el medio húmedo las luciérnagas vuelan mejor
mi Euridice mueve el rabo en el último paseo
mientras la noche no acaba de aterrizar.




Asor

Noviembre 2014
















viernes, 7 de noviembre de 2014

Poema

Me descubren paraísos
por los que corro sin resuello
entre el murmullo del agua
siento el frío liberador
de las gotas de escarcha
Mi sangre me cabalga en la boca
ávida me roba las noches
mientras mi cabeza sedienta
bucea sin escafandra
Bajo la noche fría de noviembre
la pausada respiración
de las bestias dormidas
me devuelve a la tierra
me sostiene en mi camino.



Asor















sábado, 25 de octubre de 2014

martes, 14 de octubre de 2014

Lo necesario...

Hace unos días hablando con E. me aseguraba lo peligroso que era generar el pensamiento: “era necesario” en la población, no recuerdo si fueron esas mismas palabras, pero si el sentido.

En mi más directo cotidiano en el mundo “real” que tienes que convivir fuera de la burbuja del barrio y lo políticamente correcto, he tenido que escuchar todo tipo de barbaridades. Cuando la semana pasada estaba conmocionada con el posible asesinato de Excalibur y su consumación, había gente alrededor que aseguraba cosas como: “es necesario”, “es solo un perro”, “es más importante la vida de las personas que la de un perro”. Mi opinión al respecto la conocían perfectamente. Y al hacer esas declaraciones me miraban como si fuera de una “loca de los animales”, que en realidad desde que era muy pequeña es cierto que lo soy.

Si ahora decido comentarlo, es porque esta semana “milagrosamente”, todas esas mismas personas están haciendo comentarios completamente contradictorios a lo que afirmaban vehemente la semana anterior.  La única razón de esto, ha sido el caso de la enfermera & su mascota de Texas.  Ahora, como si una absoluta enfermedad de amnesia les hubiera anegado el cerebro afirman: “Es que aquí somos unxs catetxs, mira como en USA si saben cómo tratar a un perro”, “Pobre Excalibur”, “Que vergüenza”…

Entonces tristemente ves confrontada la labor de lavado de cerebro y bajo la misma premisa, “por deber”-“lo necesario”, pero claro el foco de atención de la supuesta “verdad” la tendrá siempre USA, porque es la sociedad “ejemplo a seguir”.

No me molesta el que “aparentemente” hayan cambiado de opinión, me molesta la volatilidad de las opiniones, posturas, posicionamientos, ausencia de compromiso.  Porque cuando las personas no tienen convicciones firmes de ningún tipo, al final pensarán, dirán lo que alguien al que le “otorguen poder” afirme. Y esto en una situación realmente crítica es sumamente peligroso.


Así, al igual que afirmaba E, llegamos a los genocidios “aceptados” como el de lxs nazis con lxs judixs sionistas con lxs palestinos.  Unxs son los que “ejecutan”, muchxs otrxs son lxs que callan, no se mueven y cómplices piensan: “es lo que se tiene que hacer”.

Asor